jueves, 17 de mayo de 2012

SALMO EN BUSCA DE UNO MISMO


Cuántas veces he querido hablarte a solas,
y encontrarme contigo cara a cara;  
cuántas veces el ruido me ha aturdido
y me he quedado ante ti sin nada;
cuántas veces los gritos de mi vida
me hicieron sordo a la voz de tu llamada.

Hoy vengo a ti, ligero de equipajes y sin máscaras;
hoy quiero bajar hasta mi fondo, tocar mi hondura,
desenmascarar mis mentiras y hablarte en verdad.
Quiero asumir mis sombras y mis luces,
mis miedos y conflictos,
 ponerlo en tus manos de Alfarero,
y quedarme tranquilo en la obra que tú hagas.


¿Quién soy yo?, me pregunto en silencio.
¿Quién soy yo?, y no sé cómo decirlo.
¿Quién soy yo?, y se nubla en el espejo
este rostro, sin rostro, que es muy mío.
¿Quién soy yo?, ser que vive a la intemperie
y que entre sombras vaga bien perdido.

¿Dónde están las raíces de mi vida?
¿Dónde está el manantial de mi río?
¿Dónde la roca firme de mi casa?
¿Dónde, tú, oh Dios, estás escondido?
¿De dónde vengo? ¿Quién me dio existencia?
Quiero ver las manos de quien me hizo.

Hoy quiero estar desnudo en tu presencia
y dejar sangrar con dolor mis llagas.
Estoy solo y no quiero más postizos;
sólo ante ti como una inmensa playa.
¿Eres tú, oh Dios, aquel a quien yo busco?
Si eres tú, oh Dios de la vida, dímelo.

Quiero encontrarme, oh Dios, conmigo mismo,
y conocerme a la Luz que tú irradias.
Abre, Señor, mi espíritu que busca el Infinito,
 y vigoriza sus venas que casi están vacías.
Unifica, Señor, mi ser entero,
sé Tú mi Todo, en esta mi Nada.

Dame sed de ti, de lo que tú eres,
 y haz que brote en mi alma el Agua Viva.
Ya no soy, Señor, yo aquel que vive;
eres tú la vida del alma mía.
Oh Dios, mi Armonía y mi Belleza,
el Clima donde mi ser se unifica.

(Emilio Mazariegos)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DEJANOS TU COMENTARIO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...