sábado, 29 de abril de 2017

Comentario al Evangelio del III Domingo de Pascua (Ciclo A)

Queridos hermanos:


No sabemos ver a Jesús Resucitado, como les pasa a los dos discípulos de Emaús. Vamos por el camino de la vida, con una mentalidad miope, pensando en nuestros problemas, en nuestras esperanzas e ilusiones fracasadas. Cuando un desconocido se acerca a nuestro caminar, es un buen momento para hablarle de nosotros, lo de Jesús el Nazareno, una vez muerto, parece perder sentido: “Nosotros esperábamos que él fuera el futuro libertador de Israel. Y ya ves, hace dos días que sucedió ésto”. Muchas veces decimos buscar al Maestro, pero a los que nos buscamos es a nosotros mismos.

Por eso, el desánimo con el que miramos la vida, los quejidos constantes, nuestro alejarnos de la comunidad y volver a lo nuestro, la actitud cobarde… Nos hacen imposible reconocer en aquel peregrino, al Resucitado. Para verlo, hay que salir de nuestro ego, mirar al hombre que se cruza a

Y te reconocemos (Eduardo Meana)



Vos siempre estás, te reconocemos en nuestros hermanos, los argentinos de cada región... te reconocemos cada vez que compartimos el mismo pan.
Sos presencia en nuestros rostros, impresión de un crisol de razas, presencia ardiente...

jueves, 27 de abril de 2017

Quédate, Señor conmigo (Padre Pío de Pietrelcina)


ORACIÓN
Quédate conmigo, Señor, porque es necesario tenerte presente para que Yo no te pueda olvidar. Tu
sabes que tan fácilmente te abandono.

Quédate conmigo, Señor, porque Yo soy débil y necesito de tu fortaleza, para que no caiga tan frecuentemente.

Quédate conmigo, Señor, porque tú eres mi vida y sin Ti Yo estoy sin fervor.
Quédate conmigo, Señor, porque tú eres mi luz y sin ti yo estoy en la oscuridad.
Quédate conmigo, Señor, para mostrarme tu voluntad.
Quédate conmigo, Señor, para que Yo pueda escuchar tu voz y seguirte.
Quédate conmigo, Señor, porque Yo deseo amarte mucho y siempre estar en tu compañía. Quédate

lunes, 24 de abril de 2017

Congreso Mariano Internacional (Patrocinado por las Órdenes del Carmelo)

El Carmelo en sus dos ramas, la “Orden del Carmen” y los “Carmelitas Descalzos” ofrecerán a la flia carmelita, como así también a toda la Iglesia un Congreso Mariano Internacional, los días 15-17 de Septiembre en Fátima (Portugal). Dicho Congreso está patrocinado por los padres generales de ambas órdenes.

La idea surgió como moción del Espíritu considerando que el “Carmelo es todo de María”, y por cumplirse también los 100 años de las apariciones de Ntra Madre Ssma en Fátima.

Recordemos que Lucía dos Santos, la única pastorcita, de los tres, que vivió hasta el año 2005 (97 años de edad) fue Carmelita Descalza. Ella tenía 10 años cuando la Virgen María empezó sus apariciones un 13 de mayo de 1917.

El 13 de cada mes, en seis oportunidades, los tres niños presenciaron las apariciones de la Virgen, que les reveló tres famosos secretos: el primero sobre el fin de la Primera Guerra Mundial (1914-1918); el segundo, sobre la muerte prematura de Francisco y Jacinta, y el tercero, que sólo fue contado por Sor Lucía al papa Juan Pablo II y que éste reveló diciendo que revelaba el suceso del atentado de 1981.


Para más información sobre el Congreso hacer click AQUÍ

domingo, 23 de abril de 2017

Comentario del Evangelio del II Domingo de Pascua (23 abril 2017)

El Evangelio de hoy no es un relato pascual más. No se trata sólo de contarnos cómo Jesús se apareció, después de muerto, a los discípulos de diversas maneras. El Evangelio de hoy nos muestra una forma diferente de encontrarnos con Jesús resucitado, de llegar a sentir la esperanza y la vida nueva que su Resurrección representa para nosotros. 

Tomás es el personaje que nos permite conocer ese camino nuevo. Es precisamente la incredulidad de Tomás la que nos permite descubrir ese camino nuevo, con una luz diferente que nos permite descubrir el verdadero ser de Dios, manifestado en Jesús de Nazaret. Es un camino que nos saca de las veredas habituales y rutinarias para deslumbrarnos con otra posibilidad de vivir de otra manera: al modo de Dios.

Las palabras de Tomás –“Si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en el costado, no creo”– le dan pie a Jesús en el Evangelio para lanzarnos un desafío: “Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado”. Es el Resucitado el que habla así. Pero se refiere a su cuerpo dolorido, torturado, sangrante. Se refiere a sus heridas abiertas. Una vez más la cruz y el sufrimiento se cruzan en el camino del cristiano que lleva a la resurrección. Jesús Resucitado se manifiesta precisamente al meter la mano en las heridas del Jesús muerto, del Jesús que ha recogido en su cuerpo torturado todo el dolor del mundo y de la historia, de aquellos a los que les ha tocado siempre la peor parte de esta historia nuestra.

Tocar las heridas de nuestros hermanos

Quizá éste sea el mensaje central del Evangelio de este segundo domingo de Pascua. Al Jesús Resucitado no le encontramos en la paz de las iglesias. Hay que salir a lo hondo de este mundo. Hay

Cuento: "El legado del sembrador"


“Un anciano muy pobre se dedicaba a sembrar árboles de mango. Un día se encontró con un joven que le dijo: ¿Cómo es que a su edad se dedica a plantar mangos? ¡Tenga por seguro que no vivirá lo suficiente para consumir sus frutos!
El anciano respondió apaciblemente: Toda mi vida he comido mangos de árboles plantados por otros. ¡Que los míos rindan frutos para quienes me sobrevivan!
Continuando con su explicación el sembrador sentenció: Habitamos en un universo en el que todo y todos tienen algo que ofrecer: lo árboles dan, los ríos dan, la tierra, el sol, la luna y las estrellas dan. ¿De dónde, pues, esa ansiedad por tomar, recibir, amasar, juntar, acumular sin dar nada a cambio? Todos podemos dar algo, por pobres que seamos. Podemos ofrecer pensamientos agradables, dulces palabras, sonrisas radiantes, conmovedoras canciones, una mano firme y tantas otras cosas que alivien a un corazón herido. Yo he decidido dar mangos, para que otros, que vengan después que yo, los disfruten.
Y tú jovencito, preguntó el anciano, ¿has pensado en lo que quieres dar?”
(Autor desconocido)

miércoles, 19 de abril de 2017

Poema de Resurrección


¡Alegría!, ¡Alegría!, ¡Alegría!
La muerte, en huida,
ya va malherida.
Los sepulcros se quedan desiertos.
Decid a los muertos:
"¡Renace la Vida,
y la muerte ya va de vencida!"
 Quien le lloró muerto
lo encontró en el huerto,
hortelano de rosas y olivos.

sábado, 15 de abril de 2017

Comentario al Evangelio del Domingo de Pascua (Ciclo A, Año 2017)


Queridos hermanos:

Estamos como María Magdalena de madrugada, casi a oscuras, confusos, llorosos, mirando una tumba. Ella se apresura hacia el sepulcro, sigue vivo el amor, que ha nacido del encuentro con Jesús en su vida. Es el amor, que necesita sentir la presencia, el que no se conforma resignado con la muerte. Un amor que nos pone en marcha, que nos empuja, a pesar de que todo nos hable de fracaso y de muerte. Pero atención: “Vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien quería Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto”.

Queda despistada, se lo han llevado, no sabe donde lo han puesto, no parece pensar en la Resurrección prometida por el Maestro. Tiene la necesidad de correr en medio de tanta incertidumbre, pide ayuda a Pedro y a Juan, que también comienzan a correr. Muchos ir y venir en la
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...