domingo, 26 de abril de 2015

Comentario al evangelio del IV Domingo de Pascua 2015 (Jornada del Buen Pastor)


Queridos hermanos:

En la vida vivimos muchos momentos de inseguridad, indefensión, nos sentimos amenazados, tenemos incertidumbres, andamos a tientas, buscamos guías. No es otra cosa la adoración que muchos de nuestros contemporáneos tienen por los líderes políticos, deportivos, musicales… que llenan plazas y estadios. Necesitamos gente que oriente nuestra vida y a la vez nos creemos autosuficientes, vivimos de los grandes avances técnicos, médicos, astronómicos y nos sentimos pequeños.

Perseguimos la felicidad y pensamos dominar todo y seguimos inquietos. El evangelio nos dice que tenemos un Pastor y parece responder a una inquietud de los primeros cristianos y también de nosotros: ahora que Jesús no está visiblemente entre nosotros, ¿quién nos reúne, nos guía y nos defiende?

El auténtico Pastor que guía a la comunidad cristiana es uno sólo: Cristo. En la primera lectura Pedro que había “hecho un favor a un enfermo” diciéndole: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo de lo doy: en nombre de Jesús Nazareno, ponte a andar”. Deja claro quién es “la piedra angular”, su riqueza es Cristo, como dirá Pablo, es importante puntualizar esto, en unos momentos en los que tanto se habla de la riqueza de algunos pastores. Su riqueza nos llegará a través de los testigos que llamamos “pastores”, que son como

La Voz del Buen Pastor


"Mis ovejas escuchan mi voz"

La afirmación que nos hace el Señor en el evangelio de San Juan es una invitación a meditar sobre nuestra capacidad de escuchar al Pastor. Antes que nada el Señor dice "mis ovejas", habla de una posesión suya, le pertenecen, es que Él nos ha comprado con el alto precio de su sangre, le costamos su propia vida, pero ¿vos te sentís pertenencia de Jesús? ¿has descubierto la maravilla de tener como herencia la Vida Plena? Cada uno de nosotros es libre de acoger ese precioso regalo o de rechazarlo, de abandonarse con certeza en las manos del Buen Dios, o de dar rienda suelta a los propios impulsos para seguir las seducciones del mundo...

"Escuchan mi voz", ¿cómo escuchan Su voz? ¿cómo saber si las mociones interiores vienen del Pastor o de otras voces que no son la suya? son los frutos del

jueves, 23 de abril de 2015

Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2015


Queridos hermanos y hermanas:

El IV Domingo de Pascua nos presenta el icono del “Buen Pastor que conoce a sus ovejas, las llama por su nombre, las alimenta y las guía”. Hace más de 50 años que en este domingo celebramos la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Esta Jornada nos recuerda la importancia de rezar para que, como dijo Jesús a sus discípulos,”el dueño de la mies mande obreros a su mies”. Jesús nos dio este mandamiento en el contexto de un envío misionero: además de los doce apóstoles, llamó a otros setenta y dos discípulos y los mandó de dos en dos para la misión. Efectivamente, si la Iglesia”es misionera por su naturaleza”, la vocación cristiana nace necesariamente dentro de una experiencia de misión. Así, escuchar y seguir la voz de Cristo Buen Pastor, dejándose atraer y conducir por él y consagrando a él la propia vida, significa aceptar que el Espíritu Santo nos introduzca en este dinamismo misionero, suscitando en nosotros el deseo y la determinación gozosa de entregar nuestra vida y gastarla por la causa del Reino de Dios.

Entregar la propia vida en esta actitud misionera sólo será posible si somos capaces de salir de nosotros mismos. Por eso, en esta 52 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, quisiera reflexionar precisamente sobre ese particular ”éxodo” que es la vocación o, mejor aún, nuestra respuesta a la vocación que Dios nos da. Cuando oímos la palabra ”éxodo”, nos viene a la mente inmediatamente el comienzo de la maravillosa historia de amor de Dios con el pueblo de sus hijos, una historia que pasa por los días dramáticos de la esclavitud en Egipto, la llamada de Moisés, la liberación y el camino hacia la tierra prometida. El libro del Éxodo, el segundo libro de la Biblia, que narra esta historia, representa una parábola de toda la historia de la salvación, y también de la dinámica fundamental de la fe cristiana. De hecho, pasar de la esclavitud del hombre viejo a la vida nueva en Cristo es la obra redentora que se realiza en nosotros

martes, 21 de abril de 2015

¡Iglesia de mártires!


En su homilía de esta mañana el Santo Padre Francisco, puso como tema central el martirio de Esteban parangonándolo a los martirios actuales.


“La verdadera Historia de la Iglesia es la de los Santos y mártires”, reiteró, esta mañana, el papa Francisco en la homilía de la misa celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta, reflexionando sobre la lapidación de San Esteban.

El Santo Padre recordó, con palabras emocionadas, a cuAntos hoy son perseguidos y matados por ser cristianos. Y puso de relieve que hay también ‘mártires escondidos’, que buscan caminos nuevos para ayudar a los hermanos y por ello son perseguidos por los ‘Sanedrines modernos’.

Con la primera Lectura de los Hechos de los Apóstoles, recordando el juicio del Sanedrín contra Esteban y su lapidación, el Papa hizo hincapié en que, al igual que el primer mártir de la Iglesia, también los que padecen hoy el martirio no buscan ‘otro pan’ que no sea Jesús, su ‘único pan’.

Como Jesús, también Esteban debe afrontar falsos testimonios y la sublevación del pueblo que lo

III Encuentro de Consejos Andes Sur (Abril 2015)


Quienes de veras aman a Dios,
todo lo bueno aman,
todo lo bueno favorecen, todo lo bueno dan……
Santa Teresa de Jesús


Del 12 al 18 de abril tuvo lugar en Santiago de Chile nuestro III Encuentro de Consejos Andes Sur, más precisamente en la Casa Delegación “Sta Teresa de los Andes”.

Este encuentro ayudó a ahondar en el camino que se está haciendo hacia la Nueva Demarcación y a mirar hacia dónde queremos llegar en las siguientes etapas del Proyecto de la Nueva Demarcación.

Como lo ha hecho en otras oportunidades, ha acompañado el señor Oscar Urriago asesorando y

jueves, 16 de abril de 2015

La oración, según Sta Teresa de Jesús



1. "Sin este cimiento fuerte (de la oración) todo edificio va falso". (Camino de perfección, 4, 5).

2."No son menester fuerzas corporales para ella, sino sólo amar y costumbre; que el Señor da siempre oportunidad si queremos". (Vida, 7, 4).

3. "No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama". (Vida, 8, 2).

4. "Pensar y entender lo que hablamos y con quién hablamos y quién somos los que osamos hablar con tan gran Señor; pensar esto y otras cosas semejantes de lo poco que le habemos servido y lo

domingo, 12 de abril de 2015

Jesús, en vos confío...


Hoy celebramos el día de Jesús Misericordioso y el mensaje del Señor es este: "Confía en mí".

El evangelio de hoy nos muestra a los discípulos aún dudando del Resucitado, no fue fácil para ellos asumir que Jesús había resucitado, y el Señor se empeñaba en mostrarles y demostrarles que era Él realmente.

¿Cómo está nuestra confianza en Él? ¿creemos realmente que el Señor puede hacer más de lo que podemos esperar y hasta soñar? ¿creemos que para Él nada es imposible? ¿Confiamos en su misericordia, hasta el punto de experimentarla y practicarla con los demás?

Que Dios nos conceda la gracia de vivir abiertos a su gracia y misericordia, y que al experimentarla Él nos permita ser transmisores de este gesto inmenso de su amor...

Les dejamos un cuento para seguir pensando:



Fe y paraguas 
Una historia que nos habla sobre la confianza en Dios


En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos sus habitantes debido a que subsistían con el fruto del trabajo del campo. A pesar de que la mayoría de sus habitantes eran creyentes, ante la situación límite, marcharon a ver al cura párroco y le dijeron:
- "Padre, si Dios es tan poderoso, pidámosle que envíe la lluvia necesaria para revertir esta angustiante situación"
- Está bien, le pediremos al Señor, pero deberá haber una condición indispensable.
- "Díganos cuál es!" respondieron todos.
- Hay que pedírselo con fe, con mucha fe, contestó el sacerdote.
- Así lo haremos, y también vendremos a Misa todos los días!
Los campesinos comenzaron a ir a Misa todos los días, pero las semanas transcurrían y la

sábado, 11 de abril de 2015

Comentario al Evangelio del 2º Domingo de Pascua (año 2015)


Queridos hermanos:

No hay Pascua sin comunidad, no se puede vivir la Resurrección si no es con otros. Aquí no cabe el individualismo que tan perniciosamente el capitalismo ha metido dentro de nosotros. ¿Preguntarle a Tomás y a las primeras comunidades cristianas? Si no estás en comunidad, precisamente el primer día de la semana, no puedes ver a Jesús, tendrás que venir el siguiente domingo. Ya lo dijo él: “Donde estéis dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo” y nosotros empeñados en ser felices en solitario, en creer que nos salvamos solos.

¿Y cómo manifiesta Jesucristo su presencia en la comunidad?, allí donde los hermanos viven la alegría: “Los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor”. La alegría es el signo de la presencia de Cristo resucitado, es la victoria de la vida sobre el pesimismo y la tristeza de la muerte. La alegría cristiana es una sana y serena expresión de la paz interior: “Paz a vosotros”.  Hay muchos cristianos que parece que no están muy convencidos de esto y piensan que las manifestaciones de alegría en una reunión litúrgica son una falta de respeto. No estará de más decir que sin participación de la gente en la Eucaristía no hay alegría. La alegría brota de la presencia del Señor dentro de nosotros: “Exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo”, nace del interior. Alegría, Paz y Espíritu, son las expresiones comunitarias de la Resurrección, que nos van a repetir todos los textos de estos domingos de Pascua. Rescatemos la alegría en nuestras reuniones y celebraciones, el Papa Francisco, aparte de escribir su exhortación sobre “La alegría del Evangelio”, últimamente nos dice: “No quiero sacerdotes con la cara avinagrada”, lo mismo se podría aplicar a todos los creyentes.

La alegría de la Pascua es el gozo de compartir, como nos lo recuerda la primera lectura de los

jueves, 9 de abril de 2015

Resucitó, resucitaremos


Hay en el mundo de la fe algo que resulta verdaderamente desconcertante: la mayoría de los cristianos creen sinceramente en la Resurrección de Jesús. Pero asombrosamente esta fe no sirve para iluminar sus vidas. Creen en el triunfo de Jesús sobre la muerte, pero viven como si no creyeran. ¿Será tal vez porque no hemos comprendido en toda su profundidad lo que fue esa resurrección?

Recuerdo que hace ya bastante tiempo trataba una de mis hermanas de explicar a uno de mis sobrinillos —que tenía entonces seis años— lo que Jesús nos había querido en su pasión, y le explicaba que había muerto por salvarnos. Y queriendo que el pequeño sacara una lección de esta generosidad de Cristo le preguntó: «¿Y tú qué serías capaz de hacer por Jesús, serías capaz de morir por Él?» Mi sobrinillo se quedó pensativo y, al cabo de unos segundos, respondió: «Hombre, si sé que voy a resucitar al tercer día, sí». Recuerdo que, al oírlo, en casa nos reímos todos, pero yo me di cuenta de que mi sobrino pensaba de la resurrección y de

miércoles, 8 de abril de 2015

“Buscar lo de arriba” (Joseph Ratzinger )


No seguimos al muerto sino al Viviente 

«Éste es el día en que actuó el Señor. Cantemos y alegrémonos en él.» Así cantamos con un versículo del Salterio de Israel que manifestaba intrínsecamente la espera del Resucitado y que, de ese modo, tenía que convertirse en cántico pascual de los cristianos. Cantamos el Aleluya, en el que una palabra del idioma hebreo se ha convertido en expresión intemporal de la alegría de los redimidos. 

Pero ¿es lícito que nos alegremos, realmente? ¿No es la alegría casi algo así como un cinismo, como una burla, en un mundo tan lleno de sufrimiento? ¿Estamos redimidos? ¿Está redimido el mundo? 

Los disparos con los que fue asesinado el arzobispo de San Salvador [Óscar Romero, 1980] durante la consagración son sólo un fogonazo deslumbrante que deja caer su luz sobre el desencadenamiento de la violencia, sobre la barbarización del ser humano que se extiende por todo el orbe. En Camboya desaparece lentamente todo un pueblo, y nadie quiere tomar nota de ello. Y por todas partes hay también hombres que sufren a causa de su fe, de sus convicciones, cuyos derechos son pisoteados. Dimitri Dudko, el sacerdote ruso, dirigió en noviembre de 1980 un mensaje a todos los cristianos, presintiendo probablemente su cercano arresto. Dice Dudko acerca de su mensaje que está hablando desde el Gólgota y, al mismo tiempo, desde el lugar en que el Señor resucitado se apareció atravesando puertas cerradas. Ve Moscú como el Gólgota en que el Señor es crucificado. Pero a la vez lo ve como el lugar en que, a pesar o justamente a raíz de las puertas cerradas que quisieran impedirle el acceso, el Resucitado se hace presente y se manifiesta visiblemente. 

Quien contempla el mundo de ese modo podría preguntarse si realmente tenemos tiempo para pensar en Dios y en las cosas divinas, o si no sería mejor que empleáramos todas las fuerzas para hacer que esta tierra

martes, 7 de abril de 2015

Resucitó!!!


Jesús resucitado nos dice que la última palabra en la historia, la tiene la vida, no la muerte. El compromiso con la igualdad y la justicia, no con la opresión. El amor que entrega la propia vida, no el poder que mata y asesina. El servicio a los pobres y marginados, nunca la competencia del mercado en sí misma. La alianza con la naturaleza, nunca su destrucción indiscriminada.

«Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó la huida
y entendió que la muerte ya no estaba.


Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...