jueves, 23 de octubre de 2014

Cambiar de camino no de alma...

Cuando yo era muchacho oí predicar muchas veces que el hombre debía convertirse y que para ello tenía que «agere contra», trabajar contra sus propias tendencias, ir contra corriente de su alma, cambiarse como un guante, al que se da la vuelta. Así, si eras orgulloso e impetuoso, tenías que volverte humilde y un poco apocado; si eras tímido, tenías que convertirte en atrevido; si eras lento, en rápido; si nervioso, en tranquilo; si impulsivo, en sereno.

El paso de los tiempos fue convenciéndome de que este planteamiento no podía ser correcto. En primer lugar, porque era sencillamente imposible de realizar; los años me mostraban que el tímido, tímido seguía; que el impetuoso podía cambiar la dirección de su ímpetu, pero no domeñarlo. Como dice el refrán: «Al cabo de los años md, vuelven las aguas por do solían ir».

Pero, además, yo pensaba: ¿Es posible que Dios se haya equivocado tanto al hacer a los hombres? Si quería que el tímido fuera atrevido ¿por qué no empezó por ahí? ¿Es que a Dios le encanta ver a los hombres peleándose con su naturaleza?

miércoles, 22 de octubre de 2014

Hoy celebramos a san Juan Pablo II

Hoy Celebramos a un GRAN SANTO, que marcó la juventud de muchos de nosotros, que nos invitó siempre a "No tener miedo a Cristo, porque no quita nada y lo da todo", a "Abrir de par en par las puertas al amor", a "Ir a Jesús por María". Gracias Juan Pablo II!!!!

miércoles, 15 de octubre de 2014

Mensaje del Papa Francisco por inicio del V Centenario

Carta al Obispo de Avila

El 28 de marzo de 1515 nació en Ávila una niña que con el tiempo sería conocida como santa Teresa de Jesús. Al acercarse el quinto centenario de su nacimiento, vuelvo la mirada a esa ciudad para dar gracias a Dios por el don de esta gran mujer y animar a los fieles de la querida diócesis abulense y a todos los españoles a conocer la historia de esa insigne fundadora, así como a leer sus libros, que, junto con sus hijas en los numerosos Carmelos esparcidos por el mundo, nos siguen diciendo quién y cómo fue la Madre Teresa y qué puede enseñarnos a los hombres y mujeres de hoy.

En la escuela de la santa andariega aprendemos a ser peregrinos. La imagen del camino puede sintetizar muy bien la lección de su vida y de su obra. Ella entendió su vida como camino de perfección por el que Dios conduce al hombre, morada tras morada, hasta Él y, al mismo tiempo, lo pone en marcha hacia los hombres. ¿Por qué caminos quiere llevarnos el Señor tras las huellas y de la mano de santa Teresa? Quisiera recordar cuatro que me hacen mucho bien: el camino de la alegría, de la oración, de la fraternidad y del propio tiempo.

Teresa de Jesús invita a sus monjas a «andar alegres sirviendo» (Camino 18,5). La verdadera santidad es alegría, porque “un santo triste es un triste santo”. Los santos, antes que héroes esforzados, son fruto de la gracia de Dios a los hombres. Cada santo nos manifiesta un rasgo del multiforme rostro de Dios. En santa Teresa contemplamos al Dios que, siendo «soberana Majestad, eterna Sabiduría»

Ya fue inaugurado el V Centenario de Teresa de Jesús!!!

Esta mañana, en Ávila, se ha inaugurado el V Centenario, con una gran Eucaristía en el Mercado Grande. Tenemos por delante 365 días para disfrutarlo, para ahondar en la persona y la obra de esta gran mujer y santa, Teresa de Jesús. Ofrecemos a continuación esta crónica aparecida en el diario Tribuna de Ávila, y la homilía de la misa, pronunciada por D. Ricardo Blázquez:

El calor del pueblo de Ávila espantó las lluvias e incluso el sol se atrevió a asomarse a la Plaza de Santa Teresa o Mercado Grande donde este miércoles 15 de octubre, día de Santa Teresa, ha tenido lugar la inauguración litúrgica del V Centenario del nacimiento de esta Doctora de la Iglesia y apertura del Año Jubilar Teresiano.

Más de 7.000 personas de diversas nacionalidades, en su mayoría abulenses, han abarrotado el recinto y sus aledaños para asistir a una ceremonia que comenzaba con la lectura por parte del Obispo de Ávila, Monseñor Jesús García Burillo, de una carta enviada para la ocasión por el Papa Francisco, en

martes, 14 de octubre de 2014

Espacio Teresiano en imagenes


Mensaje del P. Saverio Cannistrà con motivo del V Centenario

+ Ávila, 14 de octubre de 2014


Convento de “La Santa”

A todos los miembros de la Orden del Carmelo Descalzo, frailes, monjas y seglares y toda la gran familia teresiana, hermanas y hermanos, desde nuestra Casa Madre, la Casa de Teresa: ¡Que la Paz de Cristo, el Jesús de Teresa, esté con todos vosotros!

Después de cinco años y medio de concienzuda preparación personal y comunitaria, llegamos a este día tan deseado, 15 de octubre de 2014, solemnidad de Santa Teresa, en el que iniciamos las celebraciones del V Centenario de su nacimiento ¡Feliz 500º cumpleaños, Santa Madre!

Es para nosotros una magnífica oportunidad este quinto Centenario, para que Teresa continúe hablándonos con la fuerza de su testimonio y de su pasión. La Santa nos habla de aquello que ha vivido, nos cuenta la historia de un alma -la suya- que después de muchas resistencias ha cedido al amor del Dios vivo y ha descubierto en él la propia verdad, la bondad y la belleza radical. Teresa no ha hecho alarde para sí misma de su experiencia, sino que nos la ha donado para que también nosotros podamos entrar en su misma plenitud de vida y de felicidad, que de otro modo no hubiéramos conocido, quedando prisioneros del mundo.

Constatamos, de día en día, que nuestro ser tiende a reducirse a las proporciones de un mundo dominado por las dinámicas del poder económico y tecnológico. Creemos ser omnipotentes, pero en

lunes, 13 de octubre de 2014

A un año de la beatificación de nuestros hnos Carmelitas Terciarios de la Enseñanza


- Asesinados  en España el 11 de noviembre 1936 –


- “Esos que están vestidos de blanco, ¿quiénes son, y de dónde vienen?
Eso Tú lo sabes, mi Señor - respondí.
Él me dijo: Aquéllos son los que están saliendo de la gran tribulación;
han lavado y blanqueado sus túnicas en la sangre del Cordero.
Por eso, están delante del trono de Dios” (Ap 7, 13-15).


HERMANOS CARMELITAS DEL PADRE PALAU.
Eulogio Pacho, ocd
   La obra fundacional del beato Francisco Palau (1811-1872), ha seguido una trayectoria histórica compleja. El Fundador proyectó y alumbró una sola familia religiosa compuesta por dos ramas, una femenina y otra masculina. Los miembros de la misma, dadas las circunstancias históricas del momento, se organizaron jurídicamente como terciarios regulares de la Orden del Carmen. Durante la existencia del Fundador permanecieron unidos en una sola congregación o instituto, a raíz de su muerte la rama femenina se dividió en dos, las correspondientes actualmente a las CARMELITAS

martes, 30 de septiembre de 2014

El ascensor IV parte, Descender...

Con frecuencia, en sus escritos, Teresita misma dice que se ha visto inspirada. Detrás de esas inspiraciones está el que ella llamaba «Espíritu de amor». Recordará las palabras de Jesús: «Nadie puede venir a mí, si no lo trae mi Padre que me ha enviado», y las de Pablo: «Sin ese Espíritu de amor, no podemos llamar “Padre” a nuestro Padre que está en el cielo».

Jesús había dicho que el Espíritu Santo animaría la fe de sus discípulos, los de la primera hora y los que vendrían después. El Espíritu «hará que recordéis… os lo explicará todo… os iluminará para que podáis entender la verdad completa». Esa parece ser la experiencia de Teresita, que recupera la esencia del evangelio y comprende qué es el amor.

Sus intuiciones son muy hondas. Hablará de confianza y amor, de desprendimiento, lucidez y generosidad. Hablará de cómo el Espíritu activa el modo de ser de Jesús, en quien se deja conducir. Pero ella misma decía: «Los pensamientos más hermosos no son nada sin las obras». Por eso, buscaba al Espíritu en lo cotidiano y vivía con Él, en las más pequeñas cosas.

De esta manera, habla con naturalidad de comunión y desprendimiento, a la vez. No como un esfuerzo o como resultado de heroísmos imposibles, sino como quien ve a los demás dignos de tener y compartir todo lo que parece propio, porque son hermanos e hijos de un mismo Padre.

lunes, 29 de septiembre de 2014

El ascensor III: Descender

«No sentí ningún viento impetuoso al descender el Espíritu Santo, sino más bien aquella brisa tenue cuyo susurro escuchó Elías en el monte Horeb».

Así explicaba Teresita lo que había sentido al recibir lo que ella llamaba el «sacramento de amor», la confirmación. Esa «brisa tenue» le llevará a descubrir, poco a poco, qué es el amor y a unirse al Espíritu que desciende.

Años después de esa experiencia, diría a sus hermanas, Inés y María, dos cosas: que solo «la confianza puede conducirnos al amor» y que es «propio del amor abajarse». Si fiarse es ascender, confiar también va a ser descender, dejándose llevar por el Espíritu.

Teresita ha entendido muy bien la doctrina de su querido Juan de la Cruz, que decía: «En este camino el bajar es subir, y el subir, bajar» y añadía que, para enseñar al alma, «suele Dios hacerla subir por esta escala para que baje, y hacerla bajar para que suba». Así se avanza por el camino del amor.

Juan de la Cruz no estaba haciendo un juego de palabras, sino poniendo de manifiesto algo que Teresita ha captado, y que pertenece al alma del evangelio: Jesús revela al Dios que invierte los términos, que busca a los últimos y para quien los pobres son bienaventurados.

CONTINUARÁ...


(Fuente: Gema Juan, ocd para periodistadigital.com)


domingo, 28 de septiembre de 2014

El ascensor Ascender II parte (Teresita del Niño Jesús)

Escribía, en cierta ocasión, a su hermana Celina: «aprovechémonos de esa predilección de Jesús que en tan pocos años nos ha enseñado tantas cosas, no descuidemos nada que pueda agradarle». Muy pronto comprende que cuando hay una elección por parte de Dios es, únicamente, para el servicio, para el bien de los demás.

Y pronto, también, se hace cargo de dos cosas: de que la única manera de alimentar la paz común es salir de uno mismo, y de que muchas «enfermedades morales son crónicas». Ella va a tomar una decisión: «desempeñar con esas almas heridas el oficio de buen samaritano».

Sabe que hay enfermedades que no se curan y psicologías rotas. Que la reincidencia forma parte de la naturaleza humana y que hay quienes, aunque vean y experimenten la bondad, no pueden unirse a ella y vivir bien. Lo reflejará diáfanamente en su obrita La huida a Egipto donde, quien ha sido sanado y colmado de bendiciones, vuelve a romper la armonía. Ella no va a cejar: la misericordia de

sábado, 27 de septiembre de 2014

El ascensor: Ascender I parte (Teresita del Niño Jesús)

Poco antes de dejar caer el lápiz con el que anotaba en su último cuaderno, Teresa de Lisieux –Teresita– escribió una página que impresiona, por el exceso de confianza. Confiar tanto parece una osadía. Supone, además, una valentía extraordinaria cuando esa confianza se sostiene, intacta y crecida, en el momento en que se afronta el paso de la muerte, en medio del dolor.

Decía ella que, «aunque tuviera sobre la conciencia todos los pecados que pueden cometerse», confiaría en Jesús. Sentía que era pura gracia no haber caído en los abismos del mal humano, y añadía: «No es esa la razón de que yo me eleve a Él por la confianza y el amor». Esas fueron las últimas palabras que apuntó.

Quien escribía esas líneas era una mujer joven, que había ingresado, siendo casi una niña, en un monasterio de carmelitas descalzas. Antes, había vivido rodeada de cariño, en un ambiente sumamente espiritual y bondadoso… Teresa apostaba por la confianza y el amor como camino de vida, pero ¿qué sabía de los seres humanos, cuando proponía su «caminito»?

Como ella misma decía, había hecho su «estudio del mundo», sabía que estaba lleno de riberas diferentes. Conocía ya algo del misterio del mal, que después experimentaría desde lo más profundo, y sabía que hay quien queda atrapado en la oscuridad, generando dolor alrededor.

Comentario del Evangelio del Domingo 28 de Setiembre

Julio César Rioja, cmf

Queridos hermanos:
Vamos de escándalo en escándalo para comprender la novedad del mensaje de Jesús. Esta parábola es ilustrativa: el hijo que parecía desobediente resultó ser el obediente, el que parecía sumiso resultó ser rebelde. De esta forma “os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios”. ¡No puede ser!, está bien que los últimos puedan ser los primeros, como se decía el domingo pasado, pero qué no les ponga nombres.

El texto analiza dos formas diferenciadas de ser creyente o dos momentos que pueden darse en un creyente.

La primera: de una conducta rebelde se pasa a la aceptación de la voluntad de Dios. El primer hijo

jueves, 11 de septiembre de 2014

Y tu proyecto cuál es???

Hna María Rallo CM , misionera en África
“Cada uno de nosotros es una vocación. Somos un proyecto de Dios y sin ese proyecto de Dios qué significa creados a imagen y semenjanza Suya”.
(Fuente: Mons. José Ángel Rovai en la expocarisma de Córdoba, para oledajoven.org)

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Oración de un maestro

Señor:
Gracias por mi vocación a la enseñanza.
Concédeme ejercerla con amor,
prudencia, sabiduría y paciencia.
Ayúdame a ver a mis alumnos
con Tu mirada de misericordia
para sólo captar el bien en cada uno,
conocer sus cualidades,
alentar sus sueños y proyectos,
y enseñarlos con dulzura y firmeza
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...