martes, 5 de abril de 2011

PISADAS EN LA ARENA


En cierta ocasión se me ocurrió preguntarle a Dios:
“¿Dios, has andado conmigo a lo largo de mi vida?...”
Y Dios, como contestación, me hizo contemplar una playa muy larga… se veían muy juntas cuatro huellas…
Adiviné en seguida que se trataba de sus huellas y las mías y que Dios había andado siempre a mi lado…
En un momento dado,
- ¡y yo sabía bien en qué mal momento!- un par de huellas desaparecía…
Me dirigí a Dios y le reproché: “¿cómo es posible, Dios, que cuando yo peor lo estaba pasando, se te ocurriera abandonarme?...”
Dios me contestó:
“No te abandoné, hijo mío; ves sólo dos huellas porque en ese momento te tomé en mis brazos”.

(Autoría atribuida a la Madre Teresa de Calcuta)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DEJANOS TU COMENTARIO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...