sábado, 18 de junio de 2011

EL HUMOR, PASAPORTE PARA EL CIELO


Se cuenta que un hombre que murió de repente estaba muy preocupado a la hora de presentarse ante el tribunal divino, pues el balance de su vida era muy pobre.
Se colocó en la cola y se puso a escuchar.
Pasó una persona, Jesucristo consultó el libro de Vidas y le dijo:
- “Veo que tuve hambre y me diste de comer. ¡Al paraíso!”
Luego dijo al siguiente:
- “Tuve sed y me diste de beber…”
Y a otro:
- “Estuve preso y me visitaste…”
El hombre estaba asustado, pues no había dado de comer, ni de beber, ni había visitado a presos ni enfermos…
Cuando le llegó el turno, temblaba al ver a Jesús mirando el libro de Vidas. Pero he aquí que Cristo levantó la vista y le dijo:
- “No hay aquí mucho escrito, pero también tú hiciste algo. Cuando estuve triste y decaído, tú viniste, contaste unos chistes y me hiciste reír, y me devolvieron el ánimo. ¡Al paraíso!”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DEJANOS TU COMENTARIO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...