miércoles, 12 de marzo de 2014

El viejo violín


“Había dado un concierto extraordinario el genial violinista Sarasate. Salió a la calle aclamado, y allí había un hombre tocando su violín. El maestro se lo pidió. Lo tocó magistralmente y después pasó el sombrero y recogió mucho dinero que entregó al violinista callejero. Pero este lloraba silenciosamente, y al preguntarle que por qué lloraba, si había recogido tanto dinero, el músico ambulante contestó que estaba emocionado porque había arrancado a su viejo violín unas notas que él nunca habría podido ni soñar.”

Para Reflexionar:

Esta hermosa anécdota nos recuerda  que Dios puede sacar aún melodías divinas de nuestro viejo y destartalado violín.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

DEJANOS TU COMENTARIO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...