lunes, 4 de agosto de 2014

Edith Stein: la vida consagrada como camino de realización



También mostró un camino de realización con su vida de consagrada. El contraste que la futura carmelita ve entre las actividades de las mujeres del mundo y las religiosas es el amor y la obediencia que  estas últimas ponen en cada uno de sus cumplimientos. El donarse a  Dios es, así, el principio y fin de la vida religiosa: cuánto más se actúa  más rica es la vida divina que llena el alma.


“Donarse con amor, hacerse toda de otro para poseer a ese otro es el deseo más profundo del corazón femenino porque está naturalmente orientado hacia el otro. Sólo Dios es capaz de aceptar ese don ilimitado y aceptarlo en manera que no se pierda el alma sino que la gane. Es el pleno don de sí el principio de la vida religiosa y la única vía posible donde tienen cumplimiento los deseos femeninos.”
Querés conocerla más? Teresa Benedicta de la Cruz

2 comentarios:

  1. weee que grosas ustedes hermanitas...si uno es consiente de ese corazon femenino creo que el muno estaria mucho mejor y nosotros los hombres tambien seriamos capaces de amar en mayor plenitud el don de ser varon y el don que Dios otorgo a la creacion que son las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Camilo, cada uno varón y mujer fuimos creados con una inmensa dignidad y misión que debemos ir descubriendo día a día! Bendiciones!

      Eliminar

DEJANOS TU COMENTARIO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...